Un negocio cruel

En el mes de diciembre pasado contacté con una perrera de la provincia de Huesca donde adquirí un cachorro de bichón maltés. El perro me fue entregado el 21 diciembre en unas condiciones que requirieron su ingreso en una clínica veterinaria dos días más tarde, falleciendo el día de Navidad. Además de confirmar el mal estado general de salud, el veterinario me dijo, para mi sorpresa, que la edad del cachorro no se correspondía con la que figuraba en su cartilla sanitaria, por lo que esta tenía que haber sido falsificada. Buscando información supe que hay redes que importan ilegalmente cachorros de otros países sin importarles las penosas condiciones en que viajan ni el alto índice de mortalidad que tienen. Dado que estamos ante una falsificación de una documentación pública interpuse una denuncia en la Guardia Civil (a quien agradezco su atención y profesionalidad), la cual increíblemente para mí fue archivada por un juzgado de Huesca. Según me han contado después en la Asociación para la Defensa de los Animales estas denuncias nunca prosperan; es un problema menor para la justicia y las cantidades reclamadas son pequeñas

El pasado 13 de diciembre se publicaba en los periódicos que el Seprona había rescatado en Zaragoza 125 cachorros de perro traídos desde Europa del Este y con sus cartillas sanitarias manipuladas. A pesar de la buena disposición del Seprona me consta que poco pueden hacer ante estos hechos. Los jueces apenas están interviniendo. En cualquier caso sirva mi experiencia a los futuros compradores: a la hora de adquirir un perro diríjanse a los criadores oficialmente reconocidos, y denúncienlo si ya les ha ocurrido, a ver si somos capaces de concienciar entre todos a jueces y legisladores. Y, por último, animo a los veterinarios a que ayuden a eliminar estas prácticas; en este sentido ¿va a hacer algo el Colegio de Huesca con el escrito que le ha cursado la Asociación para la Defensa de los Animales donde se denuncia la falsificación por un veterinario de la cartilla sanitaria? Si lo ha hecho, ¿cómo es posible que algunos veterinarios sigan manipulándolas? Al final no deja de ser un negocio más,

También te podría gustar...

Deja un comentario