Con los objetos promocionales se llega a muchas partes

Cuando se invierte en objetos promocionales realmente se está dando la oportunidad de llegar a muchos lugares simultáneamente, es un método publicitario que tiene múltiples propósitos que se pueden aprovechar siempre y cuando se tenga un plan estratégico adecuado para no dejar nada a la improvisación.

En primer lugar, podemos decir que los objetos promocionales se trata de diversos tipos de artículos que contengan información de la empresa, puede ser el logo, un emblema o algo que la caracterice, dependiendo del tamaño y espacio disponible para contener texto, se aprovecha para agregar datos como nombre de la web, dirección, números telefónicos, redes sociales, entre otros, pero tampoco se debe abusar de lo que se quiera exponer.

En segundo lugar, hablemos de sus propósitos. Sirve para dar a conocer y difundir el nombre de la empresa. Se utiliza para agradar a otras personas, tal vez a nuestros clientes, inversionistas, incluso nuestros propios trabajadores. Resultan apropiados como premios en concursos, como parte de otro plan publicitario u otra recompensa que se desee otorgar. Refuerza la identidad en el trabajo. Crea empatía con el público objetivo, al dar algo que sea de utilidad.

Distribución de los  objetos promocionalesobjetos promocionales

Por último, expliquemos como deben formar parte de un plan estratégico. No se trata de distribuir objetos como si se tratara de volantes a cualquiera que se nos cruce en el camino, esto ha de tomarse en serio, estudiar el propósito, el público objetivo, el tipo de presente a obsequiar, selección de quien realizará los mismos, cantidad a distribuir, si será en un evento determinado, si se entregarán de acuerdo a un criterio particular.

Toda inversión debe medirse, la evaluación del impacto en contraposición con el gasto involucrado determinará si realmente fue efectivo, o si por el contrario no se lograron los objetivos. Se tiene que cuidar tanto la planificación, como la ejecución y su posterior consecución del efecto producido.

Lo innegable, es que poner en manos de otros nuestros objetos promocionales hará llegar a una gran cantidad de lugares el nombre de la empresa, dándose indirectamente esa publicidad sutil pero efectiva, además quien reciba un obsequio lo más probable es que por gratitud hablará positivamente de la firma en cuestión.

 

También te podría gustar...

Deja un comentario